Saltar al contenido

Panellets

Todos los Santos, día de los muertos, halloween… cualquier tradición en pleno otoño significa comidas cargadas de energía. En Cataluña celebramos la castanyada para, una tradición que se originó como acto funerario para celebrar a los muertos y que con los años se convirtió en una fiesta popular.

En los pueblos lo habitual es juntarse alrededor de una hoguera organizada en la plaza mayor para comer castañas tostadas, beber moscatel y comer panellets.

Aunque lleve más de diez años viviendo fuera de Cataluña, cada año sigo la tradición de preparar panellets tradicionales y probar nuevos sabores.

Pasta de almendra o Mazapán

La combinación de almendras con azúcar para hacer una pasta dulce ha existido durante siglos en el Oriente Medio y el Mediterráneo para expandirse globalmente durante los años. El mazapán se puede encontrar en dulces como los huesos de santo (mazapán hecho con sirope caliente de azúcar y harina de almendras), como cubierta decorativa en pasteles como el Battenberg cake inglés o la Prinsesstårta danesa, o en el interior de pasteles de fruta como el Stollen alemán.

La textura del mazapán varía según los ingredientes de cada receta, pero como norma general siempre es una combinación de azúcar, harina de almendra y un líquido para unificar.

La mayoría de recetas de mazapán alemanas que conozco usan azúcar en polvo para conseguir una textura más suave y como líquido añaden agua de rosas para darle más sabor. Los huesos de santo hierven agua con azúcar para crear un sirope antes de mezclarlo con la harina de almendra para que una vez moldeado y enfriado tenga una textura más fuerte. Otras recetas usan claras de huevo batidas para tener más consistencia.

Receta base para panellets

Para la masa base para panellets, se usan 125g de azúcar, 200g de harina de almendra y 150g de boniato asado (o patata asada). Se tritura el boniato y se junta con la mezcla de harina de almendra y azúcar hasta que se forma una masa. Para darle un punto ácido también se le puede añadir ralladura de limón.

Los más tradicionales

Para los panellets de piñones se hace una bola con la masa base, se pasa por clara de huevo batida, se cubre con piñones y se cubre con un poco de yema de huevo para que se dore en el horno.

Para los panellets de coco se añade un la cantidad deseada de coco a la masa principal antes de darles forma. Yo suelo poner el mismo volumen de masa base y de coco para que tengan bastante sabor.

Los panellets de frutas se pueden hacer mezclando mermelada del sabor que se quiera: fresa, frambuesa, naranja, melocotón…

Los panellets de café se pueden hacer mezclando café en polvo con la masa o una cucharada de café hecho.

Experimentando con otros sabores

A parte de los más tradicionales, cada año intento experimentar con nuevos sabores para panellets. Este año he probado dos versiones de «pumpkin spice panellets» y una versión de «panellets de té matcha con avellanas«.

Para los pumpkin spice panellets he añadido una cucharada de pumpkin spice (mezcla de canela, jengibre en polvo, nuez moscada, clavo y pimienta de Jamaica) a la masa base. Con esta base hice unos con forma rectangular que pasé por clara de huevo batida y los cubrí con pipas de calabaza y otros que forma redonda a los que les añadí el dulce típico de halloween «candy corn«.

Para los panellets de té matcha con avellanas he añadido una cucharada de té matcha a la masa base, pasado por claras de huevo batidas y cubiertos de avellanas.

Para otras variaciones, el año pasado en mi blog en inglés hice una receta de Panellets de Halloween con sabores como manzanas caramelizadas o nubes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *